sábado, 19 de marzo de 2011

ENFERMEDADES QUE PROVOCA EL TABACO

VEAMOS, ALGO POR ENCIMA, LAS CONSECUENCIAS DEL TABACO EN LAS DIFERENTES PARTES DE NUESTRO CUERPO:






A NIVEL DE NUESTRO SISTEMA RESPIRATORIO:




El aparato respiratorio posee unos mecanismos de defensa:

Por una parte, la sangre que rodea los alveolos pulmonares posee un sistema inmunitario que nos defiende y que es destruido por la exposición continua al humo del tabaco.
También los pulmones poseen células que arrastran y eliminan todo aquello que es irritante, pero debido al tabaco degeneran y pierden dicha capacidad.




Esta disminución de las defensas da lugar a que aparezcan diversos síntomas en el fumador, como son la tos, la expectoración y la dificultad para respirar.
Estos síntomas están presentes en las enfermedades respiratorias asociadas al consumo de tabaco como:



• la bronquitis crónica

• el enfisema
• el asma bronquial





EN NUESTRO APARATO CIRCULATORIO



El humo del tabaco deteriora las arterias, las venas y los capilares, facilitando la arteriosclerosis. La arteriosclerosis consiste en una obstrucción de los vasos sanguíneos y una pérdida de elasticidad en sus paredes que hace difícil que circule la sangre por nuestro cuerpo.



Debido a la nicotina del tabaco, aumenta la frecuencia cardíaca, se contraen las paredes de las arterias, se reduce el diámetro de los vasos y se aumenta la presión arterial.

Todo esto da lugar a que se altere el flujo de la sangre por los vasos sanguíneos. Este fluir se hace turbulento (favoreciendo los depósitos de colesterol) y finalmente se aumenta la coagulabilidad de la sangre.



En relación a ésto pulse aquí.



El monóxido de carbono disminuye la cantidad de oxígeno que puede llegar a la sangre y como consecuencia a otros tejidos como el del cerebro, las extremidades y el propio corazón.

Como resultado se producen principalmente tres tipos de enfermedades del aparato circulatorio:



• La enfermedad coronaria (Infarto de miocardio y angina de pecho)

• El accidente cerebrovascular (trombosis, hemorragia cerebral) • La enfermedad vascular periférica (lesiones en las extremidades por obstrucción de los vasos)



TABACO Y CÁNCER



El consumo de tabaco aumenta el riesgo de cáncer. Los alquitranes del tabaco desencadenan el desarrollo de tumores.
El tabaco provoca cáncer de pulmón y está asociado con el cáncer de la cavidad oral, faringe, laringe, esófago, estómago, páncreas, vejiga, riñón y uréter.


El riesgo de muerte por cáncer es entre dos y cuatro veces más alto entre los fumadores.








TABACO Y EMBARAZO

Si está embarazada sepa que, si es fumadora, introduce en su cuerpo nicotina y monóxido de carbono, que pasan a la sangre del feto a través del cordón umbilical.



La nicotina hace que lleguen menos nutrientes al feto, es decir, que esté peor alimentado y que los latidos de su pequeño corazón, sean más rápidos.




El monóxido de carbono, por otro lado, ocasiona que al bebé le llegue menos oxígeno.




Fumar en el embarazo, provoca:




• Menor peso al nacer de los hijos/as.

• Mayor incidencia de abortos espontáneos.
• Mayor proporción de partos prematuros. • Mayor número de complicaciones durante el embarazo y el parto.Si es usted fumadora, es ahora el momento para dejar de fumar definitivamente, tanto usted como su pareja. Su salud, la de los suyos y la de su futuro hijo/a se lo agradecerá.



DETERIORO DE LA SALUD EN LOS FUMADORES INVOLUNTARIOS








Se denominan así a aquellas personas que no siendo fumadoras, inhalan involuntariamente el humo del tabaco que consumen otros fumadores a su alrededor.


El humo del cigarrillo se produce de dos formas: una, cuando el fumador inhala y luego expulsa el humo (se denomina corriente principal), y otra, cuando se quema directamente del cigarrillo (corriente secundaria). En ambos casos el humo puede llegar a un no fumador, pero especialmente con la corriente secundaria se liberan partículas más pequeñas, con más probabilidad de depositarse en el pulmón de las personas que respiran el aire contaminado por el humo del tabaco.



En consecuencia, los efectos para la salud en el fumador involuntario, pueden ser prácticamente los mismos que los que se producen en el fumador activo.















Un paso adelante.


JERONIMO MORENO GALLARDO
ENFERMERO DE FAMILIA
(UCG UTRERA SUR)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada